Archive | July 2014

Queso Vegano

Mi último desafío culinario para mi minialérgico Pipe, fue hacer “queso” vegano (va entre comillas, pues yo, amante del queso, solo acepto como auténticos a los derivados de leche animal).

Juanjo me reenvió el dato de Dimensión Vegana el cual era perfecto para mi nuevo proyecto, así que partí en búsqueda de los ingredientes: leche de soya natural, yogurt natural de soya, almidón de yuca, carragenina, aceite de oliva y sal (la parte fácil). Encontré los dos primeros, yuca fué reemplazada por maíz y la carragenina omitida, 3/4 a propósito (es un alga… producto marino… alergia?) y 1/4 porque no encontré en ningún lado.

20140728-224009-81609929.jpg

Luego vino el proceso, nada fácil por cierto, pues el listado de ingredientes y sus cantidades que salía en el sitio web, era distinto al que aparecía en los videos de YouTube y distintos a los que narraba el tipo del video mientras cocinaba. Lo complicado del asunto fue que me enteré cuando ya tenía la olla al fuego y había que decidir cuál de las tres veganosa recetas seguía y todo en 15 segundos porque el proceso de cocción es super rápido 😅. Finalmente resultó algo como esto:

20140728-225155-82315846.jpg
De ahí vino la espera, arte que no se me da, por eso no hago recetas que en media hora no estén listas. Después de toquetearlo varias veces cada tres minutos, caché que tenía que fondearlo en el refri y verlo al día siguiente, cosa que tampoco fué, porque era el día de la operación de Gaby y ni me acordé del “quesito” si no hasta el día subsiguiente en que lucía así:

20140728-230421-83061444.jpg
Después de dejarle bien en claro al comensal que era un queso especial de soya, el sanguchito de la foto desapareció rápidamente 🙂

Pronto se viene la versión 2.0.

¿Alergia alimentaria o Neurosis materna?

Justo antes del mes negro había surgido en mí la idea de que, de alguna forma, yo enfermaba a Gaby e inconscientemente favorecía que se mantuviera con reacciones. Pasado el mes negro, vi que era el descontrol de la alergia alimentaria de Gaby por contaminación cruzada y porque no lograba evitar que ello no ocurriera, que busqué a un culpable a quién quemar en la hoguera y yo fui la elegida.
Por estos días, la idea de un Münchhausen tercerizado ha vuelto a resurgir.
El último rash cutáneo y lesiones en la piel por reacción alérgica duró seis semanas, empezaba a aplacar y volvía a activarse, y alimentos que me habían parecido seguros, ahora producían síntomas. A la operación, Gaby llegó enronchada hasta los tobillos, incluso el día anterior había tenido rectorragia. ¿Y qué pasó al día siguiente de la cirugía? Se aplacó la reacción cutánea.
Fué entonces que retomé la idea, y el relajo post operatorio mutó rápidamente en neura. Sumado a una noche casi sin dormir y mucha cafeína acumulada, el sentimiento de incompetencia como madre puso una roca sobre mi cabeza y me quedé sin neuronas para pensar objetivamente.
Ya ni se si lo que veo es inventado o no, y llamo a Juanjo para que mire o tomo fotos para cotejar la realidad. Y ya no le creo a mis razonamientos, porque sospecho que son contruidos con información tergiversada, basada en un agote y negación de lo que tengo que lidiar y vivir.
Después del segundo día post operación, comenzó la fiebre y la faringo amigdalitis, y al sexto, reaparece el rash (coincidente con la incorporación de arroz), aunque de un patrón distinto, como a “patacones”, lo que me hace dudar del arroz, porque también al principio se veía como una picada y porque la luna, el sol y las estrellas.
Creo que ya no me queda sanidad mental para cuidar a mis minialérgicos 😦

Misión cumplida

Desde hace 2 años que tenía pendiente hacerle un cumpleaños a Pipe en donde todo lo que estuviera disponible para comer fueran alimentos seguros para él, y creo que lo logré 🙂
El primer año, Pipesaurio comió de un pocillo, Natur maíz y manzana, todo lo demás, incluída la torta, fue para los invitados. El segundo año, no hubo celebración de cumple porque Gaby estaba con sinsicial y solo me dió para hacerle un queque cumpleañero. Creo que fué nuestra primera incursión en la repostería vegana (que calza con las restricciones alimentarias de mi minialérgico), la primera de muuuuchas tardes de horneo 🙂
Tercer año, sin dramones agudos de salud en el horizonte, se dio curso a la celebración de la tercera vuelta al sol de mi retoño. Tema: Curious George. Vituperios: Natur maíz, Cereal Pops de manzana, Saltlets (palitos salados), brochetas de uva y marshmellows, quequitos veganos de vainilla, pancitos con pasta de pavo, aceitunas y una torta de bizcocho, mermelada, manjar y mostacillas, todo Pipe apto.

IMG_1195.JPG
En la decoración nos lucimos, agradecimientos especiales a tía Caro y sus palmeras, a papá Juanjo con su Ponle la cola al mono y tío Filupa por su piñata con forma de plátano.
En los vituperios, no se si los invitados habrán quedado conforme, pero mi objetivo era que Pipe comiera sin preguntar “¿de esto puedo comer? ¿tiene leche de vaca?”, ni que tuviera que comer de sus pocillos de colaciones seguras. Solo una vez mi minialérgico se acercó a preguntarme si podía comer de algo, el resto de la tarde se divirtió como mono y se repitió torta 🙂
Asi que si puedo decir:

¡Feliz Cumpleaños Pipesaurio!

IMG_1194.JPG

%d bloggers like this: