Repostería inclusiva

Prefiero la palabra inclusiva, es más generosa y me habla de aceptación, así que la usaré en vez de apta o tolerada (¡casi lo opuesto a inclusivo!).

Hace tiempo ya que en nuestra familia, cuando se prepara la torta de cumpleaños, se piensa en todos, sin importar si es o no el cumpleañero. Al principio eran unas tortas que llamaremos “pioneras”, bastantes heroicas, tratando ser una torta (fotos click aquí). Poco a poco fueron mejorando y ya no las sostenía solo el cariño. Hasta que finalmente este año, la torta que le hice a Felipe para su cumple se ganó el ¿elogio? “te quedó como comprada”.

Pero este post no va dedicado a las reposteras de la familia, si no que a dos lindas personas que se atrevieron a incursionar en el mundo de la repostería sin.

Una de ellas es Amanda y es de Valparaíso, ha hecho las últimas tortas de los cumpleaños celebrados en Viña. Desde un comienzo ha sido muy cuidadosa en preguntarnos hasta que marca de producto usábamos, consciente de las trazas y contaminación cruzada, preocupándose que quede tan bella y rica como una torta con. Además, sus tortas son contundentes y exquisitas. No tengo buenas fotos de sus tortas, todas salen en la penumbra del canto del cumpleaños feliz alumbradas solo por las velas, pero pude conseguir una.

PHOTO-2019-08-01-14-30-24 (1)

Torta panqueque de frambuesa y chocolate hecha por Amanda.

 

Si quieren encargarle algo o hacerle una consulta, la encuentran en:

Image result for logo instagram amandisvc

La otra es mi amiga Romi (de Santiago), gran repostera y panadera (hace unos quiches maravillosos también), emprendedora, muy amorosa y simpática, que generosamente me confió su famosísima receta de brownie. La preparé para el cumpleaños de Juanjo y todo lo maravilloso que se ha dicho sobre sus brownies es verdad, y yo quedé como ¡Reina!

Juanjo ama los brownies y ha probado hartos. El brownie de mi amiga Romi los chuteó a todos y coronó holgadamente el primer lugar. Así que les dejo sus datos de contacto para que lo comprueben personalmente:

Image result for logo instagram campo_city

Image result for logo facebook Gastronomía Campo City

Aquí va la foto del brownie hecho por mí, para que huelan su intenso olor a cacao…

IMG_8892

Brownie de chocolaaaate, receta de Romi.

 

Torta 3.1.0

Este año finalmente fue aceptada mi propuesta de torta bañada en chocolate. Aún no entiendo cómo fue rechazada mi idea los años anteriores, ¡quién rechaza al chocolate!

Pero antes de hablar de la cobertura voy a hablar del relleno, porque este año también hubo innovación.

En el cumple de Gabi, aburrida del eterno relleno de mermelada, busqué algo apto distinto y di con la crema pastelera de coco. Es una receta rápida y que queda muy rica (si te gusta el sabor a coco), con un suave sabor a coco. Va la receta más abajo.

Y para la cobertura, ¡chocolate! Pero, ¿cómo se hace una cobertura de chocolate? La intuición me decía que no era solo derretir chocolate, si no partir la torta iba a ser un queso (vegano… jojojo). Pensé que le ponían manteca, así que comencé a buscar: “crema de leche”, “200 cc de crema de leche”, “verter la crema de leche”, “mezcle con la crema de leche”, “crema de leche y 2 cucharadas de margarina”… fueron varios minutos antes de atinar y parar de sufrir cambiando la búsqueda a “cobertura vegana de chocolate”. Al final, después de leer varias recetas, hice la primera que salió, de los chicos de Dimensión Vegana.

 

Crema pastelera de coco

Ingredientes

400 ml de leche de coco (ojo, es leche, no crema, no caiga en la tentación), yo compré una lata que traía justo esa cantidad… bueno, en verdad la receta era de 600, pero con una lata me faltaba, con dos me sobraba, así que adapté toda la receta a 400 ml.

ralladura de limón

1 cucharada de harina

2 cucharadas de chuño (la receta original es con maicena, pero Gabi no puede consumirla)

pizca bien pizca de sal

3 cucharadas de azúcar

colorante amarillo (supliendo la falta de yema)

1 cucharada de esencia de vainilla

 

Preparación

Mezclar todos los ingredientes, agregando al último la harina y chuño.

Poner a fuego suave.

Al primer hervor ya está lista.

 

Cobertura de chocolate

Ingredientes

300 gr de crema vegana (vegetal) o leche de coco, yo usé una crema vegetal de arroz, como era de 200 gr también reduje la cantidad de chocolate a 200.

300 gr de chocolate para cobertura (insisten harto en que sea de buena calidad, yo usé Caravella)

 

Preparación

Calentar la crema o leche en una olla, sin que hierva.

Verterla sobre el chocolate previamente picado en trozos pequeños.

Revolver suavemente para mezclar, fijándose de no hacer muchas burbujas. Yo no pesqué esta indicación y si, es verdad, se llena de mini burbujitas.

Dejar entibiar. Tampoco se puede usar frío, si se enfría volver a calentar a fuego suave.

Al ver la mezcla esta se veía bien líquida y me la imaginaba chorreando por la torta y el mesón, pero no, se adhirió bien incluso en los costados.

 

Hermosos detalles

Uno de los problemas que enfrentan mis minialérgicos son los cumpleaños en el colegio, pues varios niños (en realidad sus papás) el día de su cumpleaños llevan una torta para compartir con sus compañeros y profesores.

Para mí, el tema normalmente me genera angustia y tristeza desoladora, para Pipe y Gabi, pena y rabia (sus palabras). Lo peor, es que el único problema de esta situación es no saber que ese día llevarán algo, o sea, con información nos ahorramos la angustia, tristeza, pena y rabia, y es más, generamos alegría y agradecimiento.

Agradezco infinitamente el gesto de algunos papás que me avisan e incluso me preguntan qué pueden comer los niños y les llevan algo especial. Pero lo que hoy les quiero contar (y que al acordarme aún me emociona) es que una compañera de Gabi hoy llegó con una bolsa, que preparó por iniciativa propia en la mañana, con dos plátanos, para que Gabi pudiera comer, pues sus papás traían una “torta con leche de vaca”.

¡Qué simple y qué hermoso! La empatía, amistad y generosidad contenida en solo dos plátanos. La sonrisa de ambas, Gabi y su compañera, ha quedado grabada para siempre en mi memoria emotiva.

No pido una torta inclusiva (aunque debo decir que ese es el mejor escenario), no pido que les lleven algo especial, solo pido que me avisen, para que ese día de celebración ellos también puedan compartir y no se queden mirando cómo los demás comen. Tan simple como dos plátanos en una bolsa, ¿no?

 

Pd1: por deformación profesional (psicopedagoga) debo decir que la empatía no es para nada un proceso simple, cognitivamente es un proceso complejo, que necesita de base teoría de la mente. ¡Uf!, necesitaba decirlo.

 

PD2: en las salas hay calendario con los cumpleaños, me demoré, pero hasta que se me ocurrió sacarle foto y estar más o menos prevenida.

Una nueva etapa

Desde octubre del año pasado comencé a ver síntomas de reacción alérgica en mi alérgico mayor. Él me decía que no sabía por qué, puesto que no estaba comiendo cosas con leche de vaca. Yo por mi parte le creía, pues confiaba en el autocontrol y conocimiento que tenía de su enfermedad, entonces, como era evidente la reacción, busqué otras causas: no estoy lavando bien el pelo y se junta grasa (dermatitis seborreica), yo como queso y no me lavo bien las manos por lo que dejo trazas. Todas alternativas que rayaban en la desesperación e ignorancia, ¡incluso un día trataba de entender cómo se había ensuciado los pantalones con barro por dentro!

Hasta que una mañana, al ver una nueva herida en su cara, cayó la venda de mis ojos y pregunté seca y directamente: ¿qué estás comiendo?

De ahí vino el llanto y los múltiples intentos y fracasos.

Llegó el momento en que me di cuenta que no podía ayudarlo, pues el problema no era lo que él comía, si no que lo que comían los demás, no era su galleta Oreo, eran las Palmeritas que comía una compañera, las Kukys que comía otro compañero, y así… yo no podía competir contra eso.

Llegaron las vacaciones de verano y todo volvió a la calma. Hasta marzo, en que comenzó el nuevo año escolar.

Esta vez no me di cuenta inmediatamente, pues los síntomas habían cambiado, ya no presentaba reacciones a nivel de la piel, ahora solo eran gastrointestinales. Lo bueno es que mi confianza ya no era ciega, así que el meteorismo, distención, moco y diarrea no eran causados por virus ni manos contaminadas con queso, nuevamente había comenzado la ingesta de alimentos con leche de vaca.

La doctora que lo ve habló con él y pensé que había sido suficientemente convincente, pero no. Así que jugué una carta poderosa, ¡el as de chocolate!

chocolate-para-regalar-a-papa-ajedrez-domino-naipes-puzzle--D_NQ_NP_755321-MLA20752315498_062016-F

¡El As de chocolate!

Y heme aquí, llevo solo 13 días de 180 (negociable a 150) sin comer chocolate, en ninguna de sus formas, y mi minialérgico lleva 13 de 180 días sin comer alimentos que tengan leche de vaca, en ninguna de sus formas. Ojalá que esta estrategia resulte y su intestino se pueda desinflamar bien para volverlo a intentar, una vez más.

 

Promesas

Hace tieeeempo que no escribo, no porque no haya nada que contar, si no que estoy viviendo una nueva etapa con mi minialérgico mayor (casi 8 años): el rechazo a su alergia alimentaria.

Siendo objetiva, se que están en la cola derecha de la campana de Gauss, a esta altura parace una enfermedad crónica, que no se pasó ni a los 2, ni a los 3, ni a los 5 y seguir poniendo o prometiendo fechas me hacer sentir mentirosa. Por otra parte, al crecer se vuelven más autónomos en sus decisiones y comienza a cobrar fuerza la comparación con el entorno, caldo de cultivo suculento para tomar malas decisiones respecto a la dieta. Y por último, hay características de personalidad del ya no tan minialérgico que agravan la situación.

Mi último intento para lograr volver a encauzarnos en la dieta fue, prometer que durante seis meses (tiempo que necesito para que Felipe elimine el alérgeno y de un reposo a su cuerpo para que se desinflame el intestino) no comería chocolate, en ninguna de sus formas, y él no comía leche de vaca, en ninguna de sus formas. Cada noche nos preguntamos si pudimos cumplir la promesa, ya van 2 si, solo nos faltan 178 más.

%d bloggers like this: