Archive | Datos y Cachureos RSS for this section

Huevitos de pascua 2016

Este año paré de sufrir y de quejarme.

Que no hay envoltorio que se homologue a los metalizados y brillantes papeles de los huevitos de chocolate, que los huevitos de gomita son en realidad medio huevo y ni un brillo (además que Gabi podría comer máximo dos por día), que los huevitos sin leche que sacaron este año son en realidad sin lactosa y no sin proteína de leche de vaca (los sauritos no comen chocolate aún, pero igual podría quejarme), etc.

Así que ni me dediqué a los huevitos de dulces y me concentré en huevitos con juguetitos y otras cosas adentro 🙂

Los huevitos de Pipe tenían dinosaurios y los de Gabi pinches, además de un par de medios huevos de gomita para cada uno.

Debo decir que temí repudio público a estos “rellenos” y, debo decir también, quedé gratamente sorprendida de que no hubo reclamo alguno a esta inovación, ni preguntaron por más dulces, es más, estaban felices abriendo huevitos y descubriendo que cosa venía dentro.

Me gustó esta pascua, sin el estrés de cómo demonios igualo a los huevitos de chocolate. No pelees con ellos, se distinto, porque así somos, distintos 😉

huevitos_pascua_2016

La simpleza de un clásico

Eso de Gabysauria sea alérgica al maíz, con un alto grado de sensibilidad, hace que hasta la maltodextrina esté prohibida en su dieta.

Dato 1: La maltodextrina se extrae del almidón de maíz, el cual, dicho de forma simple, se corta en pedacitos más pequeños, y cada uno de esos pedacitos es una maltodextrina. Más información Aquí.

Dato 2: Si comienza a leer los ingedientes de los productos, podrá darse cuenta que está presente en muchos de ellos.

La única golosina apta para Gaby eran los Frugelé (la gomita más masiva del mercado), pero tenían maltodextrina. Y si bien esta minialérgica reacciona al almidón de maíz, concedí la posibilidad que al estar fraccionado en moléculas más pequeñas no hubiera problema. Pero después de que al día siguiente de los cumpleaños tuviera leve iritación en la piel, y que en el cumpleaños que omitimos los frugelé no hubiera lesión, concluimos que la maltodextrina si provocaba (en menor intensidad) reacción alérgica.

Pero, hablando en nombre de todas las madres que conozco con hijos con alergia alimentaria, la persistencia es una de nuestras características. Así que seguí buscando, leyendo esas minúsculas letras con que escriben los ingredientes, hasta que di con estas y la felicidad se apoderó de mi corazón.

 

Gomitas Providencia

 

 

Ud. no lo haga

Se acerca la temporada navideña, es decir, la temporada de la vorágine consumista en busca de regalos.

Como mamá de dos alérgicos alimentarios, y porque lo he vivido, les paso el dato: NO regale juguetes a niños con alergia alimentaria que involucren alimentos.

¿Qué hace pipe con un set de compras de super con cajas de leche (obviamente no de vaca)? ¿o un quequito de plástico? lo primero que me preguntará es ¿puedo comer? ¿tiene huevo o leche de vaca? o una barra de chocolate o un tuto de pollo o un largo etcétera.

¿Pensó en regalar comida saludable y compró un carrito con frutas y verduras? Si se lo va a regalar a Gaby, sáquele el apio, el kiwi, la acelga, el zapallo italiano (por favor, la reacción es desastrosa), naranjas y mandarinas, la uva, el brócoli, choclos (otro alimento de alto riesgo por el alto nivel de sensibilidad) y podría seguir enumerando.

¿Una máquina para hacer cabritas? ¿Algodón de azúcar? Infórmese primero

Entiendo, de verdad, que para los que no conviven de cerca con un alérgico alimentario, la implicancia de regalar este tipo de cosas no es siquiera un tema. Un niño con este trastorno puede experimentar frustración, confundir que si puede comer rosquillas en el juego, puede comer también las que comen los demás, o para poder jugar sacar piezas de las cosas que sabe no puede comer.

Aún tengo guardado en lo alto de un closet un set de este tipo de juegos que le regalaron a Gaby para el día del niño. Si aplicara la premisa de sacar lo que no puede comer y dejar lo que sí, me quedo con el par de tacitas, que ni siquiera se comen.

juegotacitas

En pascua no todo es chocolate, leche, soya o el alérgeno de su preferencia

El año pasado fué la primera búsqueda de huevitos de Pipesaurio. En ese entonces tenía 1 año 9 meses y no podía comer ni cacao, leche y derivados, ni colorantes sintéticos. Obviamente el mercado no ofrecía nada con esas características y nuestra solución fue llenar los ovoides de los kinder sorpresa con natur. Los escondimos en el jardín, le pasamos un canasto y lo acompañamos a buscar “huevitos”. ¡Hasta el día de hoy recuerda dónde encontró cada uno de los 5 huevos!
Para este año, solo pudimos sacar los colorantes artificiales de la lista de prohibidos, pero fué más que suficiente para incluir gomitas y marshmellows 🙂 Además, este año estamos más pro y tenemos contenedores plásticos con forma de huevo que encontré en el Lider.
¡Llevo días ansiosa, deseando que sea pascua para esconder esta versión 2.0 de huevitos, y ver la carita de mi goloso minialérgico cuando los encuentre!
Muchas mamás se sufren esta y todas las fiestas que incluyan comida, pero siempre hay algo que sí pueden comer, y si no se puede poner en el huevito de plástico, llénenlo con algún sticker u otro juguetito. El resto, es la magia que le demos al momento: sorpresa y alegría, y por su puesto, que sea un juego.
Que puedan disfrutar una linda pascua 🙂

Cocina Sin

Cocina Sin es un sitio web que contiene esencialmente recetas para distintos tipos de restricciones por alergias alimentarias, de hecho, yo llegué a él por sus recetas.

Creo que su único pero es que al ser español, hay algunos productos que acá (al menos en Chile) no se encuentran o están en un formato distinto.

Hanzel y Grettel y los dulces NO permitidos

La fundación Creciendo con Alergias organizó para el próximo sábado 21 de Diciembre, una obra de teatro adaptada especialmente para niños con alergias alimentarias, abordando un tema con el que nuestros pequeños conviven a diario, los alimentos NO permitidos.

Les dejo el link a facebook donde entregan más información.

¡Pa’ la sé’ pa’ la calor!

Hace un año comenzó mi búsqueda de helados sin leche, y me encontré que todos los que se apedillaban “de agua” tenían algún derivado de la vaca, excepto el Panda de piña y algunos Guallarauco.
Hoy el mercado ofrece hartas más alternativas, en una pasada rápida por el super lo pude constatar. También se ha diversificado la calidad de los helados y, obviamente, también los precios.
Aquí van datos de algunos productos libres de leche 🙂

20131203-234038.jpg

20131203-234050.jpg

20131203-234103.jpg

20131203-234113.jpg

20131203-234124.jpg

%d bloggers like this: