Archive | January 2016

Huevito duro pal’ paseo

Y le llegó la hora al huevo duro. Saqué la vuelta medio año, pues cuando uno llega a una zona de confort o estabilidad, cuesta moverse de ahí. Es como querer alargar la ducha calientita en un día de invierno, porque cuando la cortas, aparece el frío nuevamente.

El par de veces que intenté introducir huevo en la dieta de Pipe, el pobre hacía moco con caca. Y la vez que intenté introducir huevo en Gabi, se me enronchó entera, excepto piernas y cara.

La prueba la hice en forma paralela en Pipe y Gabi, y probé clara y yema junto, los huevos estaban duros (bien duros, pues siempre se me olvida que los dejo al fuego):

 

Día 1: 1/16 de huevo, no se observa reacción.

Día 2: ⅛ de huevo, no se observa reacción.

Día 3: ¼ de huevo, no se observa reacción.

Día 4: ½ de huevo, no se observa reacción.

Día 5: ½ de huevo, no se observa reacción.

Día 6: descanso.

Día 7: descanso.

Día 8: celebramos con sánguche (marraquetas BredenMaster) de huevo 🙂

 

 

Querido merengue de aquafaba de garbanzo, fue un gusto haberte conocido.

Galletas Navideñas

Yo y mis desafíos autoimpuestos, puso en cartera para diciembre, horneados navideños. Partí por lo que parecía más simple, pan de pascua, pero finalmente era como un queque con canela; seguí buscando en las galletas, pero parecía imposible, pues es tal la cantidad de mantequilla que ocupan que la hacía insustituible.

Hasta que de repente, por azar, en un blog esencialmente de manualidades, apareció esto:

reindeer-cookies-2

Hermosas!!!

Empecé a leer la receta y sus ingredientes se ajustaban bastante a las restricciones alimentarias de mis minialérgicos, era muy poco lo que había que adaptar, así que puse manos a la obra junto a mi maestro pastelero y su ayudante 🙂

La preparación de la masa no es apta para hacer con niños, pues se prepara al fuego y se trabaja caliente, así que los sauritos ayudaron cortando galletas y decorándolas. Debo advertir que la masa no promete, es de una consistencia horrible, las galletas crudas se quedaban paradas solas, Pipe las puso en torre y no se pegaron, y Gaby tratando de decorarlas le rebotaban las estrellitas, finalmente las enterramos como shuriken. Pero el resultado final es ¡delicioso! Quedan blandas y permanecen blandas, de un sabor muy rico.

A continuación la receta original, con las observaciones pertinentes (en cursiva) de las modificaciones que hicimos.

Reindeer Cookies

Ingredientes

1/2 taza golden syrup (usamos 1/4 taza de miel de abeja + 1/4 taza de agua)

1/4 taza de azúcar

3 cucharadas de mantequilla (las reemplazamos por 3 cucharadas de aceite)

1 cucharada de leche (vegetal en nuestro caso)

2 tazas de harina

1/2 cucharadita de bicarbonato

1/2 cucharadita de sal (no le puse)

1/2 cucharadita de canela

1 cucharadita de jengibre

Preparación

En una olla, calentar la miel, azúcar, aceite y leche hasta que se derrita y mezcle todo. Dejar reposar esta preparación unos 10 a 15 minutos.

En un bol cernir la harina, el bicarbonato y las especias. Verter poco a poco sobre la mezcla de la olla, revolviendo constantemente.

Se formará una masa que se trabaja fácilmente con las manos. Enharinar el mesón y uslerear la masa de medio cm de grosor.

Hornear a 180ºC por 7 a 9 minutos, hasta que estén ligeramente doradas.

Nosotros antes de hornearlas las decoramos con estrellitas. En el sitio web recomendaban dejar enfriar antes de decorar con glacé.

Un detalle super original de esta receta, y que yo me demoré una semana en darme cuenta, es que Janette usa un molde de hombrecito para hacer las galletas, lo pone cabeza abajo y ¡cha-chán! aparece un reno 🙂

Para ver la dirección web del blog de donde extraje la imagen de las galletas de reno y receta, click aquí.

 

%d bloggers like this: