Tag Archive | maíz

Me he vuelto negligente

Ese era el título de un post que iba a escribir hace dos meses atrás. Con el tiempo, la cabeza se calma y si, fui negligente en mi actuar, pero son errores propios de ser humano, de no ser increíblemente neurótica, de querer que ya no ocurra más.

¡Maíz, quién más que el maíz iba a ser el causante de mis tormentos y pesares! Solo me falta en sueños avalanzarme sobre el y extrangularlo.

Si han leído mis post anteriores, saben que el maíz es mi peor pesadilla (y la de Gabi, la alérgica al vegetal en cuestión) y me lo topo ¡EN TODO! ¿Leyó los ingredientes del azúcar flor? ¿Se ha preguntado qué es el jarabe de glucosa? Podría comer galletas de vino, pero no, ahí está el almidón de maíz, podría comer Natur (no de maíz, obvio), pero ídem, yogurt de soya, adivinó la respuesta. Polvos de hornear… también, y ahí fue donde caí.

Los hechos

Hace mucho tiempo atrás, casi al inicio del tratamiento de las alergias alimentarias con Pipe, me regalaron unos polvos de hornear gringos, los cuales eran especiales porque eran casi todo free (click aquí para más información). Mi pequeña cabecita guardó lo siguiente “…who must avoid sodium bicarbonate, potassium bicarbonate…”, entonces pensó que los polvos de hornear comunes tenían bicarbonato de sodio y bicarbonato de potasio y fue feliz. Como mis mini alérgicos no son alérgicos a esas cosas, seguí usando mi felicidad, abrí un sobre de Polvos Royal y lo usé. Cuando Gabi comía queque se le irritaba el poto, yo rezaba y negaba al mismo tiempo: “¿será el trigo? ¡no quiero que sea el trigo! no puede ser el trigo, come fideos, entonces no es el trigo, fiu”. Y ahí me quedaba con la angustia y la negación, porque en verdad la duda me seguía rondando y, somerme de mí, no se me ocurrió mirar ni pensar en nada más.

Pero un día…

Pero un día una amiga iba a celebrar su cumpleaños y quizo hacerle quequitos a Pipe y Gabi, me llamó la misma mañana del cumple para decirme que los polvos de hornear tenían almidón de maíz. A mí la guata me llegó al suelo, inmediatamente la cara la siguió detrás y mi cabeza trataba de pensar sin conseguirlo. Un mazazo que me dejó todo el día mareada, con culpa, vergüenza y por sobre todo, con la sensación que había fracasado en mi pega, había sido negligente, como chucha si leo todo no leí eso, justo eso que tiene MAÍZ.

Pero todo calzó. La vez pasada que hicimos queque en la casa de esta misma amiga, Gabi llegó con el poto irrtitado, le eché la culpa a una toallita húmeda que no debí haber aceptado y me recriminé por eso. Y entendí por qué cada vez que comía queque se le irritaba el poto, no era el trigo (fiu), no, era el almidón de maíz de los polvos de hornear.

Después de eso aprendí que a los polvos de hornear les ponen almidón como un estabilizador que, cuando uno no los usa altiro, absorve humedad y así previene la reacción, que se inicia al entrar en contacto con un líquido (explicación más pro, click aquí). ¿Por qué no usaron de papa? Porque parace que el choclo lo regalan en las granjas o tienen la Mafia de Cintéotl en que todo lo que pueda usar o no usar maíz, lo usa.

Corn-Im-in-Everything3

En algún lugar debe haber algún montón de remolachas y cañas de azúcar pudríendose, ¡para qué cosecharlas!, use jarabe de maíz, los dejará a todos ustedes gorditos y bonitos. Hasta hay remedios que usan jarabe de glucosa o glucosa, ¿qué es eso en concreto?, simplemente jarabe de maíz. Desde la industria han estado siempre abiertos a mi consulta sobre cual es la fuente del jarabe de glucosa que usan, siempre me han respondido y la respuesta ha sido siempre la misma: jarabe de maíz. De todas forma agradezco su acogida a mi consulta y su franca respuesta.

¿Y qué les pasa con el chuño, es un ingrediente muy retro o colonial? Vean los recetarios de primera mitad de siglo pasado, ellos usaban chuño.

Más allá de lo molesto que es el maíz en mi vida y en la de Gabi, me preocupa la cantidad de productos (alimentos y medicamentos) que están usando jarabe de maíz y que por norma, no están obligados a declararlo, les basta con poner jarabe de glucosa o glucosa. El Corn Syrup o jarabe de maíz a adquirido muy mala fama por la creciente tasa de obesidad en Estados Unidos, adjudicandosele responsabilidad en el tema.

Para intentar ser justa, busqué información en la web y lo más imparcial y objetivo que en contré fue lo siguiente (fuente: ¿Es el jarabe de maíz de alta fructosa peor que el azúcar?): el azúcar de caña tiene la misma estructura química del jarabe de maíz (fructosa más glucosa), pero están unidas de forma distinta y la concentración de fructosa es mayor en el syrup, el problema en la ecuación es la fructosa, pues esta se metaboliza en el hígado, y cuando el sistema se sobrecarga, se convierte en grasa, es así como altos nivel de ingesta de fructosa pueden llevar al hígado graso, resistencia a la insulina, obesidad entre otros. En conclusión, al parecer el problema no está en cuál se consume, si no cuánto se consume.

Por ahora, y ojalá que sea por poco tiempo más, mi frente de batalla es simplemente el maíz. El azúcar añadida que consumimos va solo en los queque y galletas que hacemos, y rara vez en la leche de soya (cuando no encontramos sin endulzar). Involuntariamente vivimos a la usanza antigua, no podemos comprar a la primera productos envasados y debemos consumir casi exclusivamente lo hecho en casa.

 

Soy tu peor pesadilla

Así como decía Rambo (creo), el maíz me mira a los ojos y me dice:

Soy tu peor pesadilla...

Soy tu peor pesadilla…

Antes de comenzar, un breve resumen del post Ilusiones y lágimas, pues este es como su segunda parte: Me anticipé, pensé que Gabi había tolerado el caballo, lo cual aparentemente no había sido así dada la reacción cutánea y me sentía horrible.

Cuando hay lesiones en la piel del poto, nunca pierdo la esperanza de que haya sido una toallita húmeda la responsable, por lo que una vez más estaba en la puerta del jardín infantil hablando con las tías (un siete por lo demás ayudándome con mis minialérgicos).

Hecho 1: no usaron toallitas húmedas, solo agua.

Hecho 2: como estaba irritado en la zona del elástico del pañal, aplicaron pasta lassar en todo el poto.

Mi sospechosa número uno era inocente, debía chequear al nuevo en la fila de sospechosos.

Busqué pasta lassar en internet y apenas leí me dí un cabezazo contra la mesa del computador. El ungüento en cuestión está elaborado con almidón de maíz (confirmado con Q.F.), lanolina, vaselina y óxido de zinc. Una vez más el maíz se hacía presente torturando mi poca sanidad mental, amilanando mi ánimo, arrugando mi esperanza como una hojita de papel y tirándola al tacho. Y yo por mi parte, odiaba otro poco más al condenado choclo, ganaba un nuevo enemigo: la pasta lassar y sonreía feliz porque el caballo era inocente 😀

Repetí la prueba de equino y nada, introduje ración completa y nada. ¡Bienvenido alimento número 23!

%d bloggers like this: