Una nueva etapa

Desde octubre del año pasado comencé a ver síntomas de reacción alérgica en mi alérgico mayor. Él me decía que no sabía por qué, puesto que no estaba comiendo cosas con leche de vaca. Yo por mi parte le creía, pues confiaba en el autocontrol y conocimiento que tenía de su enfermedad, entonces, como era evidente la reacción, busqué otras causas: no estoy lavando bien el pelo y se junta grasa (dermatitis seborreica), yo como queso y no me lavo bien las manos por lo que dejo trazas. Todas alternativas que rayaban en la desesperación e ignorancia, ¡incluso un día trataba de entender cómo se había ensuciado los pantalones con barro por dentro!

Hasta que una mañana, al ver una nueva herida en su cara, cayó la venda de mis ojos y pregunté seca y directamente: ¿qué estás comiendo?

De ahí vino el llanto y los múltiples intentos y fracasos.

Llegó el momento en que me di cuenta que no podía ayudarlo, pues el problema no era lo que él comía, si no que lo que comían los demás, no era su galleta Oreo, eran las Palmeritas que comía una compañera, las Kukys que comía otro compañero, y así… yo no podía competir contra eso.

Llegaron las vacaciones de verano y todo volvió a la calma. Hasta marzo, en que comenzó el nuevo año escolar.

Esta vez no me di cuenta inmediatamente, pues los síntomas habían cambiado, ya no presentaba reacciones a nivel de la piel, ahora solo eran gastrointestinales. Lo bueno es que mi confianza ya no era ciega, así que el meteorismo, distención, moco y diarrea no eran causados por virus ni manos contaminadas con queso, nuevamente había comenzado la ingesta de alimentos con leche de vaca.

La doctora que lo ve habló con él y pensé que había sido suficientemente convincente, pero no. Así que jugué una carta poderosa, ¡el as de chocolate!

chocolate-para-regalar-a-papa-ajedrez-domino-naipes-puzzle--D_NQ_NP_755321-MLA20752315498_062016-F

¡El As de chocolate!

Y heme aquí, llevo solo 13 días de 180 (negociable a 150) sin comer chocolate, en ninguna de sus formas, y mi minialérgico lleva 13 de 180 días sin comer alimentos que tengan leche de vaca, en ninguna de sus formas. Ojalá que esta estrategia resulte y su intestino se pueda desinflamar bien para volverlo a intentar, una vez más.

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: