El tarro de leche

Nunca he comprado un tarro de leche Nido. Ni siquiera se cuánto cuesta, cuántos gramos trae o cuánto dura. Tampoco me ha interesado saberlo. Pero lo que si me da nostalgia, son los monos que vienen impresos en los tarros.

Y es bien nostálgico no más, pues como no los busco ni miro, no tengo idea que monos traen.

Pues bien, el otro día ante mis ojos y al alcance de mi mano, había un tarro de leche Nido con diseño en su cubierta. Estaba en la basura, bien vacío y limpio, así que me lo llevé (forever huesera).

Y ahí lo tengo… porque le quedan restitos de leche en polvo en las junturas que no se como sacar, y así, obvio que no lo uso para guardar nada, ni los juguetes de los minialérgicos. Es una especie de trofeo de caza, que probablemente después de un tiempo lleve a reciclar, pero lo tuve 😉

Advertisements

Tags: ,

3 responses to “El tarro de leche”

  1. Nancy says :

    Oyeeeee
    No eres huesera!!!
    Somos ambientalistas y recicladoras!!!!
    Has probado dejar remojando el tarro con cloro/poett/cualquier detergente que no les haga daño a los bebesaurios???
    Besos mil

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: