Cansancio

No se bien como describir cada fracaso.

Al iniciar la prueba de alimentos,  a medida que ha ido pasando el tiempo y sucediéndose los fracasos más que los éxitos, comienzo con un “por favor, por favor que resulte”. Luego, cuando falla, empiezo a buscar posibles factores que pudieron alterar el resultado y que en verdad sea un falso positivo (que el alimento no provocó reacción). Entonces, comienzo a diseñar un plan para una segunda prueba.

Juanjosaurio siempre me dice: no te engañes. Y yo me digo: pero es que quizás…

Y nos preparamos para probar un nuevo alimento.

A veces me gustaría parar en este terreno seguro de 22 alimentos (¡si, ya son 22!) y no incorporar nada que desestabilice el equilibrio. Aunque en verdad, ahí solo estoy considerando mi desequilibrio. Es cierto que Gaby de alguna forma también se la sufre: diarreas, no poder conciliar el sueño por irritación gastrointestinal, dolor cuando le limpio el poto porque lo tiene lesionado; y Pipe con heridas en la boca que no lo dejan lavarse los dientes, hacer caca con moco o solo moco por la inflamación que se produjo en su intestino. Pero yo… yo quiero tomar un banquito y sentarme a la orilla de este camino de tierra polvoriento que se pierde en el horizonte. Mas si yo me siento, nada sucede, sigue estando el mismo camino con la misma tierra, pero yo sentada en un banquito. Así que me pongo de pie, tomo mi morral con alimentos nuevos que probar, le doy una mano a cada uno de mis minialérgicos y sigo avanzando.

Como dice mi gastro: si no pruebas no avanzas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: