No Puede

Estoy segura que he dicho más veces ‘no puede’ que ‘weón’ estos tres últimos años.
Por un lado, nuestra cultura patachera hace que todo gire en torno a la comida, por lo que casi todos le ofrecen cosas para comer a los niños, y el resto pregunta primero a los padres antes de ofrecerles snacks (alias golosinas) a los niños. Y por otro lado, creo también que no solo es la cultura, si no que hay un factor antropo-algo que hace cuidar y alimentar a los cachorros de la especie (especialmente si lucen amorosos y sonrientes) para que sobrevivan.
Pero volviendo al título, no es talla, he dicho más veces ‘no puede’ que ‘weón’. Y me desagrada muchísimo esa estadística.

¿Le convido uvita? No puede

¿Puede comer Natur? No puede

¿Y si le das papilla de avena? No puede

¿Le ofrezco una salchicha? (leo los ingredientes) No puede

¿Puede heladito? No puede

¿Le sirvo un poquito de cereal? No puede

¿Quieres una gomita? No puede

¿Y si le haces un juguito de naranja? No puede

¡Pero si el pollito es tan sano! No puede

El primer No puede se acompaña con la mueca de una leve sonrisa; el segundo No puede va acompañado de un suspiro; el tercero, lo respondo mirando el suelo; al cuarto, empiezo a sentir una piedra en mi corazón; al quinto, empiezo a ver negro; y al sexto, me retiro.

Odiosamente, a lo largo de estos tres últimos años, el No puede se ha transformado en una frase diaria, y solo se me ocurre un par de formas para compensar esta situación: o empiezo a aweonar más a la gente o comienzo a responde No puede weón’o.

Después de verlo (y leerlo) publicado, me di cuenta que me faltó agregar un párrafo. Estoy segura que todos aquellos que preguntan (a través de ofrecimientos) qué es lo que comen estos niños, no lo hacen con intención de hostigar ni hacerme sentir algo cercano a abatida (aunque finalmente esa es mi sensación), si no que es un genuino interés en saber de qué se alimentan estos minialérgicos, cómo se las arregla uno para darles de comer y por qué pasa esto. A veces comienzan a mencionar cosas como para darte ideas de algo que podría funcionar y no has probado. Otras, preguntan seriamente si son intolerantes a la lactosa cuando les dices que son alérgicos a la proteína de la leche de vaca, lo cual me provoca un gran ataque de risa interior y casi ternura… en buena.

En fin, yo también tuve que aprender de esta patología y partí tan de cero como la mayoría. Cuando Pipe dió positivo a casi el 85% de los alérgenos en un test de parche y yo pregunté (poniéndole humor a la situación) si le podía dar agua, la tecnólogo me miró con una cara que aún recuerdo…

SoL
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: