Compradora de ilusiones

La última reacción intensa de Gaby fué a la avena. Y con eso debería haberme conformado, pero aún caigo cuando me ofrecen una opción distinta a reacción por alergia alimentaria. Ahí soy como esas viejas que compran el trocito minúsculo de la sotana del santo para curar sus males, compro ilusiones.

Llevé a Gaby al endocrinólogo por talla baja, y el día de la consulta estaba enronchada entera, cabeza a tobillos. Obviamente le llamó la atención al médico la magnitud del rash y sugirió que podía ser un exantema viral. Ahí compré el primer trocito del omóplato del santo.

Estaba en el piso -1, solo tenía que subir al 2 para que me dijeran que la avena estaba bien, que solo era un exantema viral. Frente a los asensores… a pediatría o al estacionamiento, subir o bajar.

Llegué a casa y comencé a buscar información sobre exantemas, los síntomas no concordaban con los de Gaby. Tomé mi agenda, donde llevo el registro de los alimentos que he probado, cuál fué la reacción, si es que la hubo, y si es aceptado o rechazado, y escribí una X en la columna de tolerancia.

Vamos por el siguiente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: