Inmunólogos versus Gastroenterólogos

El oto día comprendí por qué con la inmunóloga estábamos estancados, y por qué con la gastroenteróloga el salto hacia adelante fue impresionante.
Todo se reduce y explica facilmente por los paradigmas desde dónde hacen su pega.
La inmuno parecía manejarse harto en la teoría, pero no sabía nada de nutrición. Aunque para ser justa no le restaré mérito a su intento de compensar una anemia ligera dando vacuno, ¡a pesar de que Pipe era alérgico a la proteína de la carne de vaca!!. Ahí se le fué a las pailas su teoría inmunológica, pues no supo identificar que mi enano estaba reaccionando al alérgeno.
En general, ignorando el exabrupto recién narrado, los inmunólogos se centran en protejer y controlar el sistema inmune del paciente. Por eso era el Stato Quo en el que vivíamos.
En cambio los gastroenterólogos se la juegan, basándose generalmente en la clínica y también exámenes, probabando, observando, avanzando o retirando.
Por eso el salto al cambiarme a gastro fue inmenso. En un mes incluimos 4 alimentos, suplió lo que nutricionalnente estaba deficiente dado la restricción alimentaria de Felipe, retiró la proteina de vaca, y eso se tradujo en: cese de los (eternos) mocos, crecimiento de 4 cm y aumento de un kilo de peso en 45 días.
Y así finalmente hemos ido avanzando y retrocediendo, pero siempre el saldo ha sido positivo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: