Los niños, por ser niños, no tienen por qué pasar enfermos

En realidad el título de este post describe todo el post. El resto es relleno, lea si le place 🙂
Comenzar a comer y empezar a ir al jardín fué una sola cosa para Pipe. Y dos semanas después, van en paralelo salida de dientes, irritación de la piel de mentón y cuello, y moco.
Respuestas de la pediatra: el moco es porque va al jardín; la irritación de la piel, es por la dentición que hace que saliven más y la saliva tiene enzimas que irritan la piel.
Mi respuesta: mmmm, será, es parte de lo que pasa cuando vas al jardín y te salen los dientes.

Salieron los dientes, Pipe ya no babeaba y la cara, cuello y pecho sangraba. Y los mocos… bueno, seguía yendo al jardín.
Así, empeorando durante 4 meses, hasta que se llegó al diagnóstico de alergia alimentaria, comenzó la dieta y… cha-chán! se acabaron los mocos y sanó la piel.
Pasó todo el invierno, asistiendo al jardín infantil, con solo una bronquitis leve que lo tuvo un día en casa.
Un 29 de Septiembre, en un momento de lucidez, la inmunóloga tratante le introdujo a su dieta carne de vacuno. A los tres días comenzó el moco y de ahí un continuo de itis, reacciones masivas e hiperreactivas a vacunas incluida la w-135.
Le preguntaba a la pediatra cómo era posible que un niño pasara enfermo. “Porque va al jardín”. Sí, y también fué en Mayo, Junio, Julio, Agosto y Septiembre y estaba bien. Respuesta, “…”.
Le preguntaba a la inmunologa lo mismo y al menos ella no le echaba explícitamente la culpa al jardín, pero su respuesta era la misma que te da una puerta cuando le preguntas cómo está el clima.
Mandé a Tumbuctú a la inmunóloga, conservé a la pediatra (es un muy buen médico y persona, pero no cacha de alergias alimentarias) y me cambié a una gastroenteróloga.
Mi primera pregunta una vez contado mi recorrido médico con Pipe fué “¿Por qué pasa enfermo desde Octubre siendo que pasó un buen invierno?” Su respuesta fue simple, pero certera “Sácale la carne de vaca”.
Al día 3 o 5 de retirado el vacuno ocurrió el milagro médico: ¡se acabaron los mocos! y pasamos un inviero con una bronquitis leve que no le impidió ir al jardín.
Y así fué como aprendí que los niños no se enferman de todo porque son niños o porque van al jardín, si no porque hay algo que entorpece la pega del sistema inmune, en mi caso, lo estaba exponiendo a un alérgeno que colapsaba el sistema de respuesta a agentes patógenos. Chán!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: